El Comité Europeo de los trabajadores de Unilever rechazó hoy los planes anunciados ayer por la dirección de la multinacional de la alimentación de cerrar 50 fábricas y suprimir 20.000 empleos a escala mundial en los próximos cuatro años. Este recorte "sobrepasa con creces la información que hemos recibido hasta ahora los representantes de los trabajadores europeos" afirmó en un comunicado el órgano de representación de los trabajadores, que lamentó que la dirección haya informado antes a los medios de comunicación que a los propios afectados.