El selectivo francés consiguió batir a cierre de la semana pasada una importante zona de resistencia delimitada por los máximos de los años 2009 y 2010, 2011 y 2013.

Técnicamente no sólo destaca el hecho de la ruptura sino cómo se ha producido esta ruptura, con la presencia de tres huecos alcistas que confirman tres niveles de soporte a corto plazo, a saber, en 4170 puntos (-0,8% desde cierre viernes), en 4110 puntos (-1,9% desde cierre viernes) y en 4050 puntos (-3,7% desde cierre viernes).



Del mismo modo el IBEX35, presenta a muy corto plazo soporte en el hueco alcista abierto el jueves pasado en 9050 puntos, a un 1,3% de caída desde el cierre del viernes: