El bono griego llega a los 12,942% de rentabilidad, su nivel máximo desde que entró el euro.
El Tesoro griego ha colocado hoy 1.625 millones de euros, muy por encima del importe inicial estimado, que era de 1.250 millones de euros, y a un interés del 12,942%. Todo ello en un marco en el que la demanda fue muy superior a la oferta, casi 3,6 veces mayor.