El fabricante japonés de neumáticos Bridgestone logró un beneficio neto de 22.900 millones de yenes (143 millones de euros) en el primer trimestre del año, lo que representa una caída del 18% en comparación con el mismo período del año anterior. Bridgestone justificó el descenso de sus ganancias entre los pasados meses de enero y marzo por el incremento de los precios del petróleo y de otras materias primas, así como por el aumento de los costes de la energía.