Eni SpA registró una caída del beneficio neto ajustado en el segundo trimestre a 2.220 millones de euros frente a 2.480 millones debido a la debilidad del dólar, la menor producción de petróleo y gas y a un incremento de los costes de exploración, según informa la compañía que añade a esta lista de factores la disminución de las ventas de gas en abril. La cifra anunciada hoy está, sin embargo, por encima de las previsiones de los analistas gracias al tipo fiscal aplicado. Los analistas consultados por Thomson Financial News esperaban un beneficio neto de 1.970-2.147 millones.