En lo que respecta al resultado bruto de explotación (Ebitda), el banco prevé un crecimiento del 18%, con el gas como clave en este incremento. Así, Goldman Sachs espera que el gas contribuya con 60 millones de euros del total de 65 millones del Ebitda que pronostica hasta septiembre. El crecimiento en esta parcela estaría conducido por el inicio de la actividad en la regasificadora de Sagunto y en la planta Damietta en Egipto.