El Banco Central Europeo (BCE) retiró del sistema 238.344,5 millones de euros a un día a través de una operación de absorción de liquidez mediante el procedimiento de subasta rápida a la que concurrieron 159 bancos que ofrecieron fondos a un interés mínimo del 0,25% y máximo del 1%, aunque el máximo interés abonado por el instituto emisor de la eurozona o tipo marginal fue del 0,8%. La entidad presidida por Jean Claude Trichet llevó a cabo esta operación al detectar un exceso de liquidez a corto plazo en el Eurosistema.