El Banco Central Europeo ha retirado 60.000 millones de euros del mercado interbancario, después de que el tipo EONIA, una medida ponderada de los tipos de interés aplicados por los principales bancos para realizar transacciones en el mercado interbancario de depósitos, cayera a su nivel más bajo desde mayo.