La subida de los precios genera incertidumbre en la entidad comunitaria puesto que supera las previsiones sobre su crecimiento.
 
El encargado de hacer pública la preocupación del Banco Central Europeo ha sid el miembro de su directorio Lorenzo Bini Smaghi durante una comida empresarial en Hong Kong. Bini Smaghi asegura que “la inflación mayor que la prevista es una inquietud y que las alzas en los precios de los alimentos podrían ser permanentes”, pese a que Europa está "encaminada a una recuperación gradual".
 
Respecto a la tasa de desempleo en la Unión Europea, la situación “es mejor que lo previsto en términos de crecimiento” y aseguró que se necesita implementar “reformas en aquellos países comunitarios donde el crecimiento es más lento”.