No han gustado en absoluto las palabras de Mario Dragui a la vista de cómo han cerrado las bolsas este jueves. Caídas generalizadas en toda Europa que han contagiado, además, a Wall Street, y todavía a la espera de las conclusiones de la Cumbre de la eurozona de mañana. El Ibex 35 ha cerrado con un desplome del 2,12% y se deja por el camino los 8.500 puntos. Todo después de la curva al alza de los mercados en los minutos previos a que el presidente del BCE comenzara su discurso y que más tarde daría paso a la hecatombe.

No es el caso de nuestras entidades financieras dentro del mercado nacional, pero en el plano comunitario la banca encabeza las pérdidas y lo hace, además, de forma evidente. Intesa San Paolo cierra con un desplome superior al 7% dentro del Eurostoxx 50, al igual que Unicrédito, la banca gala con Société Générale y BNP Paribas, abajo otro 5% y los nuestros, BBVA y el Banco Santander con un recorte ligeramente inferior, aunque nada desdeñable en el entorno de los cuatro puntos porcentuales.

GRÁFICO INTESA SAN PAOLO / SOCIÉTÉ GÉNÉRALE (EUROSTOXX 50)

El Ibex 35 abrirá mañana, jornada crucial por excelencia, desde los 8.461 puntos tras dejarse caer justo en el momento en el que parecía que la rebaja de un cuarto de punto de los tipos de interés había dado alas a la renta variable. El resultado es una montaña rusa con un final dramático teniendo en cuenta, de un lado, la volatilidad de los mercados, y de otro, que ni tan siquiera conocemos lo que está por venir tras la reunión de mañana.

GRÁFICO IBEX 35 INTRADÍA


Las pérdidas en nuestro selectivo las encabezan Mediaset, Ebro Foods y Sacyr Vallehermoso, luego no ha habido prácticamente variación desde la apertura y la banca, por su importante peso dentro del selectivo, que suman caídas en una horquilla de entre el 5,38% y el 4,80%.

En Europa pintan bastos también
. Los recortes alcanzan el 2,5% en el caso del Eurostoxx 50 y del Cac francés, tan sólo se salva y por los pelos el Dax germano con una caída del 1,8% a cierre de hoy.

Preocupante es la situación de los mercados de renta fija donde la prima de riesgo ha repuntado un 14% desde esta mañana y se coloca ya al borde de los 380 puntos básicos tras conocer la decisión adoptada por el BCE.