El BBVA se retiró en 2008 de 36 centros financieros 'off-shore' o paraísos fiscales en los que operaba hasta entonces, aunque según afirmó hoy el director de BBVA para América del Sur, Vicente Rodero, aún opera en "tres o cuatro" centros de este tipo, donde ciertos impuestos son muy bajos o inexistentes. Durante la presentación en Madrid del Informe Anual 2008 de Responsabilidad Corporativa, afirmó que el BBVA tiene "actividades residuales y comerciales" en esos paraísos fiscales que "todavía no puede dejar de realizar", aunque indicó que el objetivo de la entidad es retirarse de todos los centros 'off-shore', tal y como se comprometió a hacer en 2004.