El Banco Mundial (BM) ha pronosticado hoy que la economía mundial registrará un crecimiento del 2,7% en 2008, un punto menos que en 2007, cuando alcanzó un 3,7%, debido a las tensiones inflacionistas derivadas del aumento de los precios de energía y alimentos y a la crisis 'subprime', según ha informado la institución en un comunicado. La ralentización no excluye a los países emergentes, cuyo Producto Interior bruto (PIB) crecerá un 6,5% en 2008, 1,3% menos que en el año precedente (7,8%). "El sólido crecimiento del mundo en desarrollo está ayudando ciertamente a compensar la severa corrección en Estados Unidos", ha declarado el director de perspectivas de desarrollo y del departamento de comercio internacional del banco Mundial, Uri Dadush.