La economía portuguesa mostró de nuevo en el mes de febrero señales de ralentización, al empeorar el indicador de la actividad económica con relación a enero, por octavo mes consecutivo, informó hoy el Banco de Portugal (BdP). Según la fuente, el indicador fue negativo en el 1,4 por ciento en febrero y el mismo índice registró una caída del 1,3 en el mes de enero. Desde julio del año pasado este indicador mensual se encuentra en terreno negativo, lo que coincide con el periodo en el cual la economía luso entró en recesión.