El Banco de Inglaterra ha pronosticado que la economía británica se contraerá un 4,5 por ciento este año antes de empezar a recuperarse el año próximo, pero advirtió de que la fortaleza de esa recuperación es "muy incierta". Al dar a conocer su análisis trimestral sobre la inflación, el gobernador del banco emisor inglés, Mervyn King, dijo que "la economía mejorará, pero el proceso puede ser lento".

.