El Banco de España redujo en un 32% sus reservas de oro durante 2007, al vender 4,3 millones de onzas troy (133,7 toneladas) ante la baja rentabilidad de este metal. Sin embargo, la onza de oro volvió a alcanzar en la mañana de hoy un nuevo máximo y ya se cambiaba por 872,1 dólares.
Así, el volumen de las reservas de oro del Banco de España pasó de los 13,4 millones de onzas (416,7 toneladas) con las que cerró el año 2006 a los 9,1 millones (283 toneladas) del pasado mes de diciembre, según datos de la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez. En términos de liquidez, el valor de estas reservas ha pasado de los 6.467 millones de euros en diciembre de 2006 a 5.145 millones de euros (-20,4%) doce meses después. Así, el valor total de activos de reserva con los que cuenta el Banco de España se elevaban al cierre de 2007 a 12.946 millones de euros, lo que supone casi 1.800 millones de euros menos que la herencia de 14.685 millones de euros recibida del año 2006, y una reducción del 11,8%. La caída tanto del volumen como del saldo de las reservas de oro responde a una política de ventas desarrollada por el Banco de España a lo largo del primer semestre del año, que se vio frenada a partir del pasado mes de julio.