Antes de que llegue agosto, el presidente del Banco de España podría capitalizar las cajas que no cumplan con las exigencias.

Antes del mes de agosto, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, estaría interesado en evaluar la marcha de los planes presentados por las entidades ante la entidad financiera máxima del país y, en función de su cumplimiento, adelantar o no su decisión de desembarcar en las entidades.

Se presionará a las entidades con el fin de no agotar el plazo, que según fuentes del mercado a El Economista, siempre ha sido "un máximo". De observar cualquier anomalía, el Frob se iría de vacaciones habiendo tomado ya la decisión de entrar en los consejos de administración y nombrar a sus representantes, con el ánimo de intervenir en la gestión de las entidades desde el 1 septiembre.

Entre las entidades que podrían recibir dinero público están CatalunyaCaixa, Novacaixagalicia y Unnim.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), la cuarta mayor del país hasta el reciente proceso de fusiones, fue intervenida ayer por el Banco de España, tras el cierre de los mercados el viernes, y nacionalizada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Los administradores de la entidad fueron relevados de sus cargos y sustituidos por dos del FROB, que ya intervinieron en Cajasur, y por un auditor.