El Banco de España prevé que la economía española caiga el 0,4% en 2010, una décima más de lo estimado por el Gobierno, y que en 2011 crezca el 0,8%, un punto menos de la previsión del cuadro macroeconómico del Ejecutivo.