El subgobernador del Banco de España, Francisco Javier Aríztegui, defendió hoy la necesidad de reformar el modelo europeo de supervisión financiera, al que quiere incorporar algunas de las prácticas del organismo, y que espera que esté perfilado en seis meses o, como máximo, antes del verano de 2010. Durante el XVIII Congreso Nacional de Auditoría, Aríztegui, que hizo autocrítica sobre el papel de los supervisores para atajar la crisis financiera, avisó de que la reforma que se prepara a escala europea será "un reto" tanto para los organismos supervisores nacionales como para las propias entidades reguladas.