El Banco central de China elevó las exigencias de reservas el 10 de diciembre por tercera vez en cinco semanas.

El máximo organismo financiero de China intenta con ello domar la inflación y restringir el capital extranjero. Además, aumentó las tasas de interés por primera vez en tres años en octubre.