El gobernador del Banco de Portugal, Vítor Constancio, descartó "de momento" un escenario de deflación en el país, pese a la fuerte caída de la economía anunciada hoy y a que la inflación tendrá en 2009 un crecimiento negativo del 0,2 %. El Banco de Portugal pronosticó hoy un descenso del Producto Interior Bruto luso (PIB) del 3,5% en este año que hunde sus previsiones anteriores de que no caería más del 1%, en lo que representa la peor crisis económica en este país desde 1975.