El 42,2% de la energía eléctrica se contrató a finales de 2008 en el mercado libre, lo que supone un incremento de casi 11 puntos con respecto al 31,49% de finales de 2007, según el último informe de seguimiento del acceso de los consumidores a los mercados liberalizados de electricidad y gas natural, elaborado por la Comisión Nacional de la Energía (CNE). El incremento se produjo en un ejercicio marcado por la liberalización en julio de 2008 de las tarifas de alta tensión, salvo las de los grandes consumidores, y sirve de precedente a la entrada en funcionamiento en julio de este año de la tarifa de último recurso (TUR), tras la que saldrán al mercado los suministros de más de 10 kilovatios (kW) y la tarifa G.4 de consumo intensivo de electricidad.