El 30 por ciento de las empresas españolas tiene "paralizados" sus programas de inversión en el exterior porque antes deben financiar su capital circulante -dinero para funcionar- y no disponen de crédito adicional para la internacionalización. Así lo aseguró hoy el director general del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Eduardo Moreno, durante la presentación del Plan Cameral 2009 de apoyo a la internacionalización de las empresas españolas, en el que las Cámaras invertirán más de 120 millones de euros este año para ayudar a salir al exterior a 32.000 empresas.
Moreno señaló no obstante que este presupuesto es "insuficiente" y reclamó a las administraciones públicas "fondos adicionales" ante un momento de crisis económica en el que es "esencial garantizar la supervivencia del tejido industrial español".

En este sentido, puntualizó que en los últimos ocho meses ha crecido la demanda de empresas españolas que desean exportar e invertir en terceros países ante la caída de la demanda interna, pero sus acciones se ven "constreñidas" por la falta de liquidez que está "estrangulando" operaciones de comercio exterior.

Por ello, Moreno dijo que el Plan Cameral 2009 supone un "esfuerzo significativo" para aumentar la competitividad y la base exportadora de las empresas españolas, al tiempo que señaló que el objetivo es que en cinco años se creen 3.5000 nuevas empresas exportadoras, 500 en 2009.

Asimismo, anunció dos nuevos proyectos que se incluyen en el Plan Cameral de este año y que se refieren a la iniciación a las licitaciones internacionales (ILI) y a la búsqueda de nuevos mercados para mejorar la competitividad internacional de las empresas españolas.

El director del área internacional del Consejo Superior de Cámaras, Emilio Carmona, explicó que el objetivo es "duplicar" el número de empresas que licitan actualmente y alcanzar las 200 compañías en cuatro años.

Según Carmona, España tiene una tasa de retorno y de éxito en licitaciones internacionales muy baja, apenas consigue el 0,70% del total de las ofertas de instituciones financieras mundiales.

Sobre el nuevo plan de competitividad internacional destacó que más del 50 por ciento de las empresas españolas exportan a un sólo mercado y que el objetivo es diversificar y encontrar nuevas oportunidades de negocio en terceros países.

En este sentido, advirtió de que las previsiones apuntan a una "recesión" del comercio mundial y aseguró que las Cámaras de Comercio trabajan en un programa de "nueva orientación de mercados", en el que descarta, por ejemplo, inversiones en Rumanía o Ucrania.

Carmona puntualizó que el actual Plan de apoyo a la inernacionalización de empresas españolas promoverá más de 1.100 acciones empresariales en 120 países.

De ellas, el 43 por ciento irán dirigidas a mercados de la Unión Europea, seguidas del mercado africano (13%), del de América del Norte (10%), de América del Sur (9%), Asia (7%) y Oriente Medio (4%).

Asimismo, el proyecto contempla 60 acciones multicamerales en países como China, Estados Unidos o Rusia, dirigidos a sectores específicos como los materiales de construcción, la automoción o la subcontratación industrial.

El Plan Cameral 2009 también organizará cerca de 700 actividades de formación entre cursos, seminarios y jornadas en colaboración con el programa de formación del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

Al respecto, el director general del Consejo Superior de Cámaras, Eduardo Moreno, valoró la coordinación entre las dos instituciones para realizar acciones conjuntas.