La empresa francesa de construcción y concesiones Eiffage anunció hoy un beneficio neto de 600 millones de euros en el primer semestre, de los que 484 millones corresponden a la venta de su participación en Cofiroute, y revisó al alza sus previsiones de facturación para todo el año. En el primer semestre de 2006, el grupo había registrado un beneficio neto de 122 millones de euros. Eiffage, que está enzarzado en un contencioso con su principal accionista, el español Sacyr, precisó que tradicionalmente el beneficio del primer semestre es "poco significativo", debido al carácter estacional y la dependencia de las condiciones climáticas de sus actividades, se trate de obras o de concesiones.