EEUU y Suiza han alcanzado un principio de acuerdo para evitar llegar a juicio en el caso sobre las identidades de los 52.000 clientes del banco suizo UBS que presuntamente eludieron sus obligaciones fiscales al aprovechar las leyes de secreto bancario helvéticas.