Las solicitudes iniciales de beneficios por seguro de desempleo en Estados Unidos aumentaron la semana pasada mucho más de lo esperado, lo que constituye un recordatorio de la fragilidad en el ritmo de la recuperación del mercado laboral. En tanto, el número de trabajadores que recibieron beneficios durante más de una semana se mantuvo estable. Las solicitudes iniciales crecieron en 31.000 a un nivel ajustado por factores estacionales de 473.000 en la semana que finalizó el 13 de febrero, frente a las 442.000 de la semana anterior, informó el jueves el Departamento de Trabajo.