El Tesoro estadounidense ha puesto a la venta 200 millones de acciones de la aseguradora AIG a un precio de 29 dólares por título de la compañía, una operación que ha dejado a las arcas públicas del estado 5.800 millones de dólares.

Por su parte, la propia aseguradora colocó otros 100 millones de acciones adicionales al mismo precio, lo que elevó el montante de la transacción a 8.700 millones de dólares (6.180 millones de euros).

AIG, cuyo rescate el 15 de septiembre de 2008 se convirtió junto a la quiebra de Lehman Brothers en uno de los hitos de referencia de la crisis financiera, ha recibido ayudas públicas por importe superior a los 180.000 millones de dólares (127.880 millones de euros), que dejaron en manos del Tesoro el control del 92% del accionariado de la entidad, reducido tras esta operación al 77%.