La economía de Estados Unidos creció un 2,5% anualizado en el tercer trimestre del año, según ha informado este jueves el Departamento de Comercio del país. El dato, el primero de los tres que difunde el organismo, está en línea con lo previsto por los analistas de Bloomberg.

El crecimiento del tercer trimestre prácticamente duplicó al del segundo, cuando la mayor economía del mundo repuntó un 1,3%.

Esta mejora se debe al mayor gasto de los consumidores, que representa en torno al 60% del PIB estadounidense. Éste creció un 2,4%, el mayor repunte desde finales de 2010, frente al 1,9% esperado por el mercado y al 0,7% del segundo trimestre. Los ciudadanos gastaron más en productos de gran valor económico como coches, y al aumento de la inversión en negocios.

Por su parte, la inversión empresarial se disparó un 16,3% durante el periodo.