Los ingresos personales en Estados Unidos cayeron un 0,7% en julio, mientras que el gasto de consumo aumentó un 0,2%, según indicó el Departamento de Comercio. El mercado esperaba una caída del 0,2% para los ingresos y una subida del 0,2% para los gastos.