La economía estadounidense creó 120.000 puestos de trabajo en noviembre, prácticamente en línea con los 125.000 empleos que había previsto el mercado que iban a crearse.

De este modo, la tasa de paro ha caído cuatro décimas para situarse en el 8,6%. La tasa de desempleo supera el 8% desde febrero de 2009, el periodo más largo por encima de ese nivel desde que arrancaron las mediciones mensuales en 1948.

El Departamento de Trabajo, que es quien difunde los datos, ha corregido notablemente al alza el dato de octubre, hasta situar los empleos generados durante el mes en 100.000, frente a los 80.000 de la anterior estimación.