Los gastos de los estadounidenses experimentaron en enero un aumento mayor al esperado, pero el crecimiento de sus ingresos fue débil y un indicador sobre las presiones inflacionarias dentro de la economía ascendió a un ritmo más lento. Los ingresos personales aumentaron un 0,1% con relación a diciembre, tras crecer un 0,3% en el mes anterior. La lectura de diciembre se había estimado originalmente como un incremento del 0,4%. Los gastos personales crecieron un 0,5% en enero frente al mes previo, cuando ascendieron un 0,3%, informó el lunes el Departamento de Comercio. La estimación inicial para los gastos de diciembre era de un aumento del 0,2%.