GlaxoSmithKline obtuvo el viernes la aprobación de Estados Unidos para comercializar su vacuna contra el virus que provoca el cáncer de cuello de útero, cuya autorización estuvo demorada dos años.