EDP Renovables confía en que logrará su objetivo de alcanzar una potencia total de 10,5 gigavatios en 2012 a pesar de la crisis, que, según la consejera delegada de la compañía, Ana María Fernandes, exige prudencia pero ofrece oportunidades. En una rueda de prensa para presentar los resultados de la compañía en 2008, año en el que ganó 104,4 millones de euros, Fernandes destacó que las perspectivas siguen siendo buenas porque ha surgido un importante apoyo gubernamental a las energías renovables, no sólo por parte del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Además, incidió en que la compañía superó en 2008 sus propias previsiones y entró en nuevos mercados como Rumanía o Brasil. Esta diversificación "selectiva", dijo la consejera, hace que la empresa ya esté presente en cinco países europeos, en los que España aporta la mayor parte del beneficio; así como en Brasil, negocio que fructificará en el corto-medio plazo, y en Estados Unidos, que en conjunto tienen una capacidad instalada de 5.052 megavatios.