Electricité de France (EDF) está a punto de cerrar un acuerdo que lo convertirá, dentro de un consorcio junto a la compañía china CGNPC, en operador de dos nuevas centrales que deben construirse en China. El contrato de EDF está previsto que se firme durante la visita a China del presidente francés, Nicolas Sarkozy, los próximos 25 a 27 de noviembre, al mismo tiempo que se suscribirá otro sobre la venta por el también francés Areva a CGNPC de los dos reactores atómicos de tercera generación EPR, avanzó el periódico francés.