La empresa eléctrica francesa ha conseguido finalmente el visto bueno para la compra de British Energy. La mayor compañía británica de energía nuclear ha aceptado la última oferta de EDF, por 12.500 millones de libras, unos 15.745 millones de euros.