El Ministerio de Economía y Hacienda ha advertido hoy de que la desaceleración que atraviesa la economía española se ha intensificado en los primeros meses de 2008 destacando, sobre todo, la pérdida de dinamismo de la actividad y del empleo como consecuencia de la "mayor intensidad" del ajuste en el sector de la construcción. Según la 'Síntesis de Indicadores Económicos' publicada hoy por el Ministerio, la prolongación en el primer trimestre de las tensiones en los mercados financieros internacionales "ha acentuado" el clima de incertidumbre sobre la situación económica española, repercutiendo "negativamente" en la confianza de los hogares. Además, la trayectoria alcista de los precios de la energía y de ciertas materias primas en los últimos meses también ha repercutido "negativamente" en el ritmo de avance de la actividad económica, incrementando las tensiones inflacionistas y moderando el ritmo de expansión de la renta real de las familias españolas.