La empresa reaccionó de esta forma "en relación con los rumores generados por parte de algún actor interesado del mercado sobre la inminencia de una posible operación de gran envergadura para la adquisición de una compañía alimentaria española, en la que nuestra sociedad estaría interesada como presunta adquiriente". Ebro Puleva expresó además su deseo de que con su comunicación al organismo supervisor de los mercados "se ponga fin a la inclusión del nombre de la compañía en rumores, foros o noticias que hagan alusión a la participación de Ebro Puleva en una hipotética operación corporativa".