EADS anunció el lunes un fuerte deterioro de su rentabilidad en el tercer trimestre, de lo cual responsabilizó a las adversas fluctuaciones de las divisas, los aumentos de costes y el deterioro del precio de los aviones entregados por Airbus, su filial de aviación comercial.
El beneficio antes de intereses e impuestos y sin contabilizar deterioro del fondo de comercio ni elementos extraordinarios --la medida preferida por el grupo para valorar la evolución financiera-- cayó un 77% a 201 millones,  de euros muy por debajo de la estimación media de  250 millones realizada por los  analistas.

EADS dijo que el descenso desde los 860 millones del tercer trimestre de 2008 reflejó en gran medida la nueva valoración de las provisiones para pérdidas por contratos, que fueron de 965 millones de euros.

El grupo registró una pérdida neta en el tercer trimestre de 87 millones frente al beneficio neto de 679 millones del año anterior, reflejando también los adversos efectos de las fluctuaciones de las divisas. Los ingresos bajaron un 2% a 9.530 millones en el trimestre.

EADS indicó que "siguen siendo motivo de preocupación" los excesos de costes del programa del superjumbo A380 y que se están realizando revisiones industriales y financieras.