Duro Felguera ha comunicado que ha suscrito con la banca acreedora un aplazamiento de su deuda hasta el 15 de abril. Período en el que la compañía tendrá que conseguir los avales necesarios para pactar su refinanicación, enderezar su negocio y conseguir nuevo capital.

Duro Felguera ha conseguido un standstill con su banca acreedora hasta el 15 de abril, tal y como ha informado la compañía a la CNMV. Los acreedores son   Banco Santander, Santander de Leasin, Caixabank, Sabadell y Banco Popular además de BBVA, Banco Cooperativo y Liberbank.

Esta prórroga tiene una duración máxima hasta el 15 de abril de 2018 y durante este período se continuará con la negociación sobre vencimiento de deuda y garantías comerciales.

En este tiempo, el grupo de ingeniería tiene que conseguir los avales necesarios para enderezar su negocio, pactar una refinanciación, conseguir nuevo capital y resolver su futuro legal. Tras este período, la prioridad del equipo gestor es lograr los avales paralizados por 20-30 millones parte de los cuales los tiene apalabrasdos con la aportación de un proyecto en Perú  como garantía.

Una vez conseguido esto, compañía y asesores tendrán que conseguir un nuevo accionista que solucione la situación. En las últimas semanas, han sonado nombres de empresarios asturianos como Blas Herreros, decía El Confidencial, o CSEC, según Expansión. Aunque detrás podría haber interés de grupos industriales como Acciona, entre otros.