Saltaban las alarmas la noche del miércoles cuando el índice americano de industriales rozaba los 13.000 puntos. La resistencia se encuentra a un suspiro y todo apunta a que llegará a ella, a pesar de la sobrecompra reinante en Wall Street y de la incertidumbre económica. Falta fuerza, es cierto, pero no ganas de buscar otro suelo sobre el que arrodillarse. ¿O no estábamos en medio de un rally bursátil? 

Quedan dos índices por romper de forma clara resistencias –el Nasdaq ya lo hizo hace algunas semanas- y los indicadores técnicos así lo apuntan. “Estos datos sugieren que no sólo estos niveles pueden ser rotos sino que lo harían de forma holgada”, aseguran los analistas de Renta 4 en base a datos sobre la salubridad y fortaleza del mercado americano. La tendencia alcista es clara y la cuestión estriba ahora en determinar en qué punto llegará la corrección, si es que llega. Roberto Moro, analista de Apta Negocios asegura que “no le acaba de encajar que a estos niveles, tanto el DJI como el S&P 500 se encuentren a un escaso 15% de sus máximos históricos” puesto que la situación macroeconómica, apunta el analista, no da para este escenario. En la misma línea, se pronunciaba Ana Rafels, directora de Inversiones de Ana Rafels EAFI, al recordar la euforia compradora en un país en el que no es oro todo lo que reluce, a pesar del optimismo con que acoge cifra tras cifra Wall Street.


Dow Jones, los 13.000 puntos ya está ahí
La noche del miércoles todo apuntaba a un cierre por encima de los 13.000 enteros pese a que cuatro puntos separaron al Dow Jones de industriales de batir su máximo desde mayo del año 2008. “De momento, se mantiene el impulso de compra, rompiendo al alza resistencias importantes”, asegura Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de ASINVER, al igual que lo hacen “Nasdaq, S&P 500 y Russell 2000”.

El experto considera que en caso de producirse una consolidación, “ésta será más lateral que bajista”. En todo caso, destaca que, en base al consenso de analistas, “lo peor ya ha pasado. Además, los indicadores de sentimiento no indican euforia, las líneas de avance descenso apoyan el movimiento y no hay divergencias semanales” de modo que habrá que estar preparados para la corrección. Sin embargo, Estados Unidos se desmarca de forma clara de Europa y en su caso no cabe esperar “una corrección fuerte, de entre el 8-10%, antes del próximo trimestre”.

El coqueteo del Dow Jones con los 13.000 enteros acabará en “una corrección” por tanto del “escenario lateral-alcista” en que se encuentra ahora, tal y como apunta Roberto Moro, precisamente porque no tiene soporte real sobre la economía estadounidense.

DOW JONES, DIARIO (FUENTE: MIRAMAR CAPITAL EAFI)



S&P 500, posible corrección 2-3%
Dos citas marcan la agenda el último día de febrero -debe ser por aquello de aprovechar que es año bisiesto-. 29 de febrero, el BCE abrirá, de nuevo, la ventanilla para repartir papel a tres años entre los bancos. Mismo día, aunque unas horas más tarde, la Reserva Federal dará a conocer la segunda revisión del PIB estadounidense correspondiente al cuarto trimestre del año pasado. "Una revisión a la baja de este indicador podría ser reflejo de un menor ritmo de expansión de la economía estadounidense, lo que se traduciría en el incremento de dudas sobre una posible ralentización de la primera economía del mundo", asegura Luisa Martínez, directora de Análisis de Miramar Capital EAFI y experta en renta variable estadounidense. 

S&P 500, intradía (FUENTE: ROBERTO MORO.COM)


Si el Nasdaq ya lo ha hecho y el Dow Jones va camino de romper los 13.000 puntos, ¿por qué no iba a conseguirlo el tercero en discordia? Eso sí, cuidado, que también se prevé una corrección puesto que la "sobrecompra" también afecta a este índice que cotiza en sus máximos de 2011 en los 1.370 enteros. Los futuros del S&P con vistas al mes de junio colocan al índice al nivel actual con lo que en teoría presenta "una proyección alcista a medio plazo apuntando a niveles superiores", según afirman los expertos de Renta 4 que identifican la resistencia corto precisamente en el entorno de 1.350/1.370 puntos y los soportes en 1.300 y 1.260 enteros. 

Desde JP Morgan consideran que el intento de llegar a cualquiera de estas resistencias podría conllevar una corrección de entre el 2% y el 3%. No obstante, elevan el objetivo anual del S&P hasta los 1.400/1.440 puntos e incluso más allá van los gestores de Renta 4 que observan como "objetivo probable" los 1.550. Parece que el tan manido rally quizás aún no ha comenzado...

FUTUROS S&P 500 (FUENTE: RENTA 4)