El dólar se debilitaba el viernes por la mañana debido a la incertidumbre en torno a la propuesta del presidente Barack Obama para restringir el tamaño y las actividades de los mayores bancos de Estados Unidos. Por otra parte, el nerviosismo continuaba frente a la situación de la deuda soberana de Grecia y a las posibles medidas para desacelerar el crecimiento económico de China, lo que -según analistas- podría frenar la recuperación mundial. El viernes al mediodía en Nueva York, el euro se cotizaba a 1,4143 dólres frente los 1,4097 dólares del jueves por la tarde.