En un entorno económico como el actual, caracterizado por un peor comportamiento de los mercados, la búsqueda de la rentabilidad por dividendo se convierte en un atractivo tema de inversión. No obstante, aunque atractivo, no se salva de la incertidumbre en el caso del Ibex 35. Nuestras compañías parecían haber hecho los deberes, sin embargo, ya sea por problemas internos (caída del beneficio, problemas con sus filiales) o de fuera (reformas, déficit tarifarios) lo cierto es que hay que ser avispados a la hora de elegir aquellas compañías españolas en las que basar nuestra inversión por dividendos para no llevarnos una sorpresa.
Las políticas de retribución al accionistas de las compañías españolas se encuentran en el punto de mira para ser revisadas y, desgraciadamente, en algunos casos, no en pro del inversor. La necesidad de conservar y aumentar la caja prima en estos tiempos por lo que, todo aquel inversor que base su inversión en las rentas, debe adelantarse a las posibles sorpresas, especialmente en bancos, energéticas y, sí, Telefónica.

Bancos, a punto de pistola para recortar dividendo
Son numerosas las recomendaciones que les llueven a los bancos españoles para que recorten el dividendo con el objeto de reforzar su capital o, como sugiere el ministro de Economía, Luis de Guindos, para reactivar el crédito a las familias. No obstante, desde el propio sector no han tardado en surgir las voces reacias a esta propuesta. De hecho, desde las principales entidades financieras están evitando reducir su dividendo mediante la fórmula del scrip dividend con ampliaciones de capital liberadas que evitando así una entrega en efectivo y el consecuente consumo de capital. Sin embargo, “para el propio accionista esta mecánica produce dilución del valor, por lo que, la recomendación es que, si se prevé necesidad de liquidez, es mejor no esperar y cobrar en metálico”, aconseja Toro. Eso sí, hay que tener en cuenta que el cobro en metálico tiene una retención fiscal que, a finales del año pasado aumentó (21% para importes hasta 6.000 euros, y 25 % para importes entre 6.000 y 24.000 euros). Otra opción sería vender los derechos de suscripción en la ampliación de capital liberada, lo que, según Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, “es recomendable, ya que se obtiene liquidez y no tiene retenciones”.

Aunque los bancos españoles se aferren a no mover su política de retribución, “tan cierto como que 2+2=4 es que si ahora están teniendo menos beneficios que en años anteriores por bajada del negocio en España y por fuertes provisiones, será complicado que sigan manteniendo el anterior dividendo”, dice Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets.

Para Carlos Gez.-Mesones, gestor de banca privada de Pictet WM en España, “los grandes bancos, como Santander y BBVA, están bien diversificados y pueden mantener la retribución. Sin embargo entre pequeños y medianos hay necesidad de concentración. En algunos casos han recibido ayuda estatal y es posible que deban limitar el dividendo o, incluso cancelarlo”.

Energéticas, también en la picota
El sector energético es uno de los que más fantasmas tiene a su alrededor y, por tanto, uno de los que cuenta con mayores papeletas para variar su política de retribución a los accionistas. Como avisa Anthony Penel, gestor de renta variable europea de Edmond de Rothschild AM, “el dividendo podría recortarse en algunas utilities como las eléctricas”. En nuestro país aún no se han anunciado recortes por parte de estas compañías, pero la incertidumbre pesa fuertemente por el problema del déficit de tarifa y un posible tajo de dividendo está en el punto de mira. Al hilo de este problema, Javier Toro, director de corporate del banco de inversión ONEtoONE Capital Partners, comenta que “el costo de emisión de las titularizaciones está subiendo y prevén recortes en la remuneración para cortar la sangría del déficit que cada año aumenta 7.000 millones de euros y que ya acumula 25.000 millones Por ello, es posible que el cash flow de las eléctricas se resienta a medio plazo y se recorte el dividendo”. Entre tanto, se teme que Endesa haya marcado un precedente, pues esta compañía decidió suspender el pago de dividendo en enero con cargo a los resultados de 2011 "por razones de responsabilidad y prudencia y con el fin de fortalecer la posición financiera y la liquidez”, justificaron desde la propia compañía. No obstante, en ONEtoONE reconocen que, entre sus inversiones por dividendo favoritas, se encuentran “Red Eléctrica y Enagás”.

Sin salir del sector energético, el dedo acusador también se cierne sobre Repsol, mientras sigue envuelto en el huracán YPF. Los rumores sobre nacionalización por parte del gobierno argentino circulan por el mercado y, además, la filial gaucha finalmente no pagará dividendo en efectivo, si no en acciones, para evitar la salida de capital del país sudamericano. Con este telón de fondo, Covadonga Fernández, analista de Selfbank, espera que “Repsol siga fiel a su política de remuneración al accionista aunque bajo una fórmula distinta: el script dividend, por la cual, da a los accionistas la opción de escoger entre recibir dividendo en efectivo o acciones, para lo que podría destinar el 5% que tiene en autocartera”.

Telefónica, el buque insignia que encalló
Aunque César Alierta se jactó de prometer que no reducirían un céntimo el dividendo de la compañía, a finales de 2011 Telefónica capituló. Con la cabeza gacha anunció una rebaja de la retribución al accionista desde 1,75 euros a 1,5 provocada, fundamentalmente, por el desembolso para la compra de la operadora brasileña Vivo, los ajustes en su plantilla y la merma de márgenes de su negocio en España. No obstante, sigue siendo la compañía con mayor rentabilidad por dividendo del Ibex 35 y la recomendación de inversión por dividendo de muchos expertos que, como Susana Felpeto afirman que “aunque haya reducido su retribución, la rentabilidad sigue estando en torno a un 10%, la mayor del Ibex”.

Pero, a pesar de las defensas, el yugo de la vergüenza acabó de caer sobre la operadora con un demoledor informe de Goldman Sachs en el que prevé que Telefónica no pueda remunerar más de un euro por acción con cargo a 2013 debido a su elevado apalancamiento (2,5 veces su deuda Ebitda para 2012 y 2013). A efectos prácticos, esto conllevaría recortar la previsión del dividendo aún más. Además, desde GS creen que Telefónica necesitará muchas más ventas de activos para asumir la recompra de acciones, ya que ahora, a la opción de pagar en efectivo, también ofrece la recompra de títulos para su posterior amortización, lo que no supone dilución de capital.

Con esta incertidumbre, ¿es previsible que vuelva a ‘meter las tijeras’ en su dividendo? Según Javier Toro, “la presión en el ámbito regulatorio, la pérdida de márgenes en España y la creciente competencia en Latinoamérica podrían seguir mermando los márgenes de Telefónica, con lo que es bastante probable un nuevo recorte en la retribución al accionista. Pensamos que no será significativa y la remuneración no baje de los 1,2 euros por acción. Por lo que la rentabilidad seguirá siendo significativa”.

BME e Inditex, a contracorriente
Mientras algunos valores se ven obligados a recortar dividendo ahora o en un futuro, afortunadamente hay compañías del selectivo español que han anunciado una prima en su retribución al accionista. Este es el caso de BME. La operadora de bolsa española, no sólo es una de las que mayor rentabilidad per share aporta (9,03%), si no que, además, es de las pocas que retribuyen enteramente en metálico, sin acudir al canje por acciones. Según Soledad Pellón “es una empresa con ingresos recurrentes y sus beneficios no necesitan una reinversión en la misma, pues carece de infraestructuras, y tampoco serán dedicados a cubrir deuda porque es una empresa muy poco endeudada. Esos beneficios se destinan en su mayor parte a dividendos para cuidar a los accionistas que buscan ingresos recurrentes sin mucho riesgo, por lo que es nuestra firme recomendación”.

La última compañía española en dar la campanada en cuanto a dividendos se refiere fue Inditex. La textil decidió engrosar su dividendo un 12,5%. Cada accionista recibirá 1,8 euros por título con cargo a los resultados de 2011. Además, este plus se verá aumentado previsiblemente hasta los 2,05 euros el próximo año. Desde Pictet WM España recomiendan la inversión por dividendo en esta acción, ya que, “está bien diversificada, cuenta con flujos de caja sostenible y la rentabilidad anual por dividendo es superior al 5%”

Si desea leer el artículo completo con los consejos y recomendaciones de inversión por dividendo, suscríbase a nuestra revista pinchando AQUÍ.