El grupo bancario franco-belga Dexia obtuvo un beneficio neto de 274 millones de euros en el tercer trimestre, en contraste con las pérdidas de 1.544 millones del mismo periodo de 2008, informó la entidad, que tuvo que ser rescatada hace un año por los gobiernos de Francia, Bélgica y Luxemburgo.