La crisis del banco franco-belga Dexia se ha resuelto en cuestión de 6 horas. Pasadas las 3 de la madrugada los ministros de Finanzas de ambos países anunciaban la nacionalización del 100% de la entidad y pasaba la pelota al tejado de los responsables de Dexia que convocaban una rueda de prensa a primera hora de la mañana. Hoy una última hora en los diarios belgas anuncia su vuelta al parqué del Bel 20 pasado el mediodía, pese a que la hora está aún pendiente de confirmación.

El CEO de la entidad, Pierre Mariani, ha asegurado que ‘Dexia es un grupo que cotiza en Bolsa y tiene una vocación de mantenerse en ella de momento’. En el momento en que fue suspendida su cotización el pasado jueves a mediodía, sus títulos perdían un 17,24%, hasta los 0,85 euros.


Nacionalización de la entidad
El primer ministro belga, Yves Leterme, y el ministro de Finanzas se han aventurado a inyectar confianza en el mercado. ‘Los clientes pueden estar seguros al 200% de que su dinero está seguro’, asegura Leterme.

‘Estamos satisfechos de haber conseguido liberar a Dexia Banque Bélguique de toda carga y de todo riesgo que pudiera provenir del holding de Dexia SA’, comentaba Leterme al tiempo que mantenía su idea de que esta operación aumentaría las garantías para la entidad.