Cuán diferente panorama técnico presenta el operador de bolsa alemán comparado con el español. Mientras que Deutsche Boerse se configura como la mejor acción del Dax, BME sólo llega al modo consolidación.


DEUTSCHE BOERSE

Al aplicar nuestros indicadores Premium observamos cómo Deutsche Boerse está en clara tendencia alcista. No cabe duda: momentum positivo, tendencia alcista a todos plazos, volumen en aumento y volatilidad en descenso. Esta acción no sólo se merece una matrícula de honor por cómo lo está haciendo este año, si no que, además, es el título con mejor desempeño y perspectivas del Dax. De hecho, desde que hiciera suelo en mayo de 2012, el título acumula una revalorización del 35%.




BME
Sin embargo, si nos venimos a España observamos que nuestra operadora de mercado, BME, no goza de tanta suerte en el ámbito técnico. La compañía española se encuentra en momento de consolidación. Si está pensando en entrar para el medio plazo, se lo desaconsejamos, pues la tendencia en dicho periodo es bajista. Además, el volumen es decreciente.



Pese a la dudosa situación técnica, BME sigue presumiendo de captar inversores gracias al reclamo de los dividendos. Con una rentabilidad por dividendo del 8,50% está por encima de la media del Ibex 35 y, además, remunera en efectivo –para gozo de los amantes de las renta en metálico- y cada año aumenta su payo ut. Sin embargo, ¿qué demuestra esto? Según Soledad Pellón, estratega de mercados de IG, “reparte tanto dividendo en efectivo porque no dan para más, ya que es una empresa estancada, cuyo negocio no tiene capacidad de reinventarse. En cualquier caso, esto nos muestra una empresa con poca capacidad de superarse y crecer o que no atrae a suficientes inversores. Por ello, apuesto más por el valor de la empresa que por la rentabilidad por dividendo.”