El mayor banco germano ha registrado pérdidas de 1.210 millones de euros en el tercer trimestre del año, frente a los 1.380 millones de beneficio que obtuvo en el mismo periodo del año anterior.
Este resultado es algo mejor de lo esperado por los analistas que esperaban pérdidas de 1.520 millones.