El perfil del inversor español es claramente conservador, y los depósitos y los planes de pensiones se encuentran entre los productos de inversión más populares. Así se desprende del estudio realizado por el Observatorio Inverco presentado en Madrid esta mañana, que contó con la participación de Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio y dos de los expertos de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones, Gonzalo Rengifo, director general de Pictet y Javier Mazarredo, director comercial de Santander Asset Management.
Según este estudio, realizado con el fin de establecer el perfil del ahorrador español y las preferencias a la hora de invertir tanto por tipo como por conocimiento de producto, “casi un 70% de los ahorradores tiene un conocimiento adecuado de los productos financieros, siendo los depósitos y los planes de pensiones los productos más populares, frente a bolsa, seguros y fondos de inversión”, explicó Mazarredo. Además, continuó, “cuanto más dinámico es el ahorrador, mayor conocimiento financiero dice tener: 8 de cada 10 ahorradores dinámicos tienen un conocimiento financiero medio o alto, frente a 5 de cada 10 en el caso de los ahorradores de perfil conservador”. De la misma forma, “los inversores con alta capacidad de ahorro son los que más conocimiento financiero tienen (23,6%) y se sitúan diez puntos por encima de aquellos con una capacidad de ahorro media (13,6%)”. Atendiendo al nivel de estudios –concluyó-, “los universitarios son los que mejor conocen los productos financieros (casi el 80%)”.

Sobre la confianza de los inversores españoles a la hora de contratar algún producto, Rengifo expuso que “tenemos un alto grado de confianza en el sistema y en las entidades financieras, ya que son los principales prescriptores en los que confían más de la mitad de los ahorradores -el 63%-, y en este sentido, las entidades están haciendo un esfuerzo de formación de sus redes de venta, aunque la figura del asesor independiente cobra cada vez más relevancia en los últimos años -14,8%-“. Afirmó que “debemos trabajar sobre el perfil conservador del ahorrador español para vehicular sus inversiones y adaptarlas al perfil”.

“Los principales criterios para invertir en tiempos de crisis, son la transparencia y la confianza, y es tarea de la industria incidir en la universalización de los productos de ahorro”, concluyó Martínez-Aldama.