La Autoridad de Servicios Financieros de Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) ha impuesto una multa de 5,6 millones de libras esterlinas (7 millones de euros) a la filial británica del banco suizo Credit Suisse por errores en la fijación de los precios de determinados valores respaldados por activos (ABS). Credit Suisse presentó el pasado 12 de febrero sus cuentas de 2007 y apenas siete días después anunció que había detectado una serie de errores en los precios de determinados valores respaldados por activos (ABS) fijados por un pequeño número de operadores de la unidad de productos estructurados (SGS) de la división de banca de inversión.
El banco suizo se vio forzado a recalcular el valor de dichos valores, lo que implicó una depreciación de 2.650 millones de dólares (1.780 millones de euros). La FSA hizo hincapié en que la filial del banco suizo no había puesto en práctica unos adecuados sistemas de control, por lo que no fue capaz de reconocer, "durante unos cinco meses", que ciertas posiciones de SGS estaban incorrectamente valoradas. "Es imperativo, especialmente en unas condiciones financieras más complicadas, que las entidades pongan en práctica sistemas de control apropiados para gestionar los riesgos. El repentino e inesperado anuncio de depreciaciones tenía el potencial de socavar la confianza del mercado", señaló Margaret Cole, directora de orden público de la FSA, quien apuntó que la multa impuesta a Credit Suisse refleja un descuento por la colaboración mostrada por la entidad suiza. "Este incidente fue del todo inceptable tanto para mi como para el consejo. No es representativo de los elevados estándares éticos de Credit Suisse. Nuestro marco de control general permanece sólido y hemos adoptado medidas para poner en práctica un programa de mejoras para hacer frente a los resultados de nuestras investigaciones internas", afirmó el consejero delegado de Creit Suisse, Brady W. Dougan.