El banco suizo ha anunciado que va a eliminar 500 puestos de trabajo de sus divisiones de banca privada y servicios de inversión. A la espera de que confirme los daños que la crisis subprime ha causado en su cuenta de resultados, el segundo mayor banco de Suiza ha anunciado que recortará 500 empleos de sus divisiones de banca de inversión y administrativa para reducir costes, lo que elevará a 1.320 el número de despidos desde el año pasado.