La agencia de calificación crediticia Moody´s ha rebajado un escalón el rating a largo plazo de los tres principales bancos franceses debido al "deterioro significativo" de las condiciones de liquidez y a las mayores "presiones" de financiación que tendrán que afrontar como consecuencia de la crisis de deuda europea.
En concreto, Moody's ha recortado la calificación a largo plazo de Credit Agricole y BNP Paribas hasta 'Aa3', todavía dentro de los niveles de calidad superior, mientras que en el caso de Société Générale sitúa su nota en el nivel 'A1', pasando así de calidad superior a calidad buena. En todos los casos, el recorte ha sido de un escalón.

La rebaja de la calificación a estos tres 'pesos pesados' de la banca francesa pone fin al proceso de revisión de calificaciones que Moody's inició a mediados de junio.

Posible rescate

Por otra parte, Moody's destaca que los tres bancos siguen contando con una opción "muy elevada" de obtener respaldo de su gobierno su llegaran a necesitarlo.

La decisión de la agencia estadounidense se produce un día después de que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) concluyera que los bancos franceses necesitan 7.324 millones de euros de capital adicional para alcanzar el ratio de Core Tier 1 del 9% acordado por los líderes de la Unión Europea (UE) para las entidades sistémicas europeas.

En concreto, BNP necesita ampliar capital por importe de 1.476 millones de euros, BPCE por valor de 3.717 millones de euros y Société Générale por importe de 2.131 millones de euros.