La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, rechazó la propuesta del PP de flexibilizar el límite de la ayuda a la entrada para la vivienda protegida fijado en el 80% del total, ya que, a su parecer, encarecería la vivienda en 6.000 euros, lo que implicaría más gasto para el Estado (20% más) y 65 euros más al mes "como mínimo" para las familias. "Lo que queremos es que las familias vivan tranquilas", recordó Corredor en la sesión de control al Gobierno en el Senado, tras recordar que, por este motivo, se recomienda a las familias que no se endeuden más allá de la tercera parte de sus ingresos y se les ofrece numerosas ayudas.